martes, 30 de agosto de 2016

Hablemos de Frankenstein


Tal día como hoy nació Mary Godwin Wollstonecraft 219 años atrás. En su honor escribo esta entrada, que no será una crítica normal, sino más bien una pequeña oda.
Mary quedó huérfana de madre a los diez días de su nacimiento, hecho que se ve reflejado en su obra.
La inteligencia y locuacidad de Mary la hacían partícipe en las conversaciones de los intelectuales que a menudo se reunían en casa de su padre. Fue allí donde conoció a Percy B. Shelley, que ya era un hombre casado. En julio de 1814, Mary y Percy se fugaron a Suiza, regresando a Inglaterra meses después. Mary tuvo una niña que murió a las pocas semanas, y después un niño en 1816. La sociedad inglesa veía esta relación como algo escandaloso, así que en 1816 regresaron a Ginebra.
Como es bien sabido, "Frankestein" nació como parte de un juego entre amigos. En junio de 1816, Percy, Mary, Lord Byron, Claire Clairmont y Polidori, se reunieron como hacían habitualmente. Alguien propuso que cada uno escribiera una "historia de fantasmas". Mary y Polidori fueron los únicos que completaron el relato.
Al otoño siguiente, la hermanastra de Mary y Harriet; la mujer de Shelley, se suicidaron.
Mary y Percy se casaron en diciembre, y entonces Mary adoptó el apellido "Shelley".
"Frankenstein" fue terminado en 1817, cuando Mary estaba embarazada de su tercer hijo. En 1818, "Frankenstein" fue publicado anónimamente.
Al año siguiente, William; el hijo de la pareja, falleció. A punto de cumplir los treinta años, Percy B. Shelley murió ahogado en el Mediterráneo.

Nada de él se pierde, pero el mar lo convierte en algo rico y extraño.
(Nothing of him that doth fade, But doth suffer a sea-change into something rich and strange)

Dato gótico curioso: Percy Shelley murió, y su cuerpo fue cremado, con la particularidad de que su corazón resistió el abrazo de las llamas. De hecho, algunos dicen que el corazón del poeta le fue devuelto a su esposa, y que por ese motivo en su lapida puede leerse, además del epitafio, estas palabras en latín: Cor Cordium (corazón de corazones)
Fuente: http://elespejogotico.blogspot.com.es/2016/06/10-epitafios-geniales-de-10-grandes.html

Treinta años después y con tres novelas más a sus espaldas, Mary dejó este mundo.

"Frankenstein" es una obra maestra sobre el rechazo. Nos presenta en primer lugar a Víctor Frankenstein, personaje mucho más cercano a un brujo que a un científico. Víctor es un interesado en la alquimia que poco a poco se acerca a las ciencias naturales. Con mucho ingenio, llega a dar con los secretos de la vida y la muerte, cruzando esta barrera. La criatura creada no es para nada lo que Víctor ansiaba. Este ser será profundamente rechazado por la humanidad, debido a su horripilante apariencia. El ser necesita cariño, pero nadie quiere dárselo. Su apariencia es humanoide, sin embargo hay algo que no encaja, algo tan imperceptible que resulta terrorífico. Todo el mundo teme a la criatura, y aunque al principio resulta inofensivo, pronto hará uso de la crueldad y el odio visceral tratando de darle sentido a su vida. Sin embargo tiene corazón, y sufre con cada uno de los asesinatos. Mientras lleva a cabo su misión, se consume en la miseria, concluyendo con un Víctor Frankenstein tieso de frío en su lecho de muerte y un ser solitario suicidándose en los hielos eternos del Polo Norte.
Será una de las novelas más tristes que he leído hasta ahora. ¿Por quién sentir más pena? ¿Por Víctor?¿Por el monstruo?
El libro deja claro el valor de la comprensión hacia los demás. Vemos a una criatura sedienta de cariño, cuyo principal objetivo es conseguir a una criatura idéntica a él y así no sentirse solo. Víctor, temeroso de que el monstruo se reproduzca, decide negarse. En venganza, el monstruo asesina a cada uno de sus seres queridos.
Como en toda novela romántica, encontramos un fuerte temor por la ciencia. Los tiempos están cambiando, la ciencia avanza y no sabemos si nos superará. "Drácula" se aprovechaba de ser una leyenda olvidada, por ejemplo. ¿Dejar a un lado las creencias puede llevarnos a ser poco precavidos?
También quiero destacar alguna secuencia que me trajo a la mente películas como "Sweeney Todd: El Barbero Demoníaco de la calle Fleet". La primera canción de este filme es interpretada por un joven que habla de Londres de forma muy amable: "He navegado por el mundo, visité sus maravillas
Desde los Dardanelos, hasta las montañas de Perú, pero ¡no hay lugar como Londres!"
En uno de los pasajes de la novela, Víctor Frankenstein habla acerca del paisaje con un tono bastante similar, comparándolo siempre con Londres. Probablemente la escena de "Sweeney Todd" sea un guiño a esta novela. Sin embargo, el S.XIX es conocido como la época de los nacionalismos, por tanto no es de extrañar ver detalles como estos.
Para terminar, me gustaría tratar el asunto de las adaptaciones ilustradas y cinematográficas de "Frankenstein". El monstruo de Mary Shelley debe de ser el más prostituido de la pantalla. Definitivamente, no existe una buena película de Frankenstein. Tramas diferentes, personajes inventados y sobre todo, un monstruo que nada tiene que ver con el descrito en la novela. Quizás la mejor adaptación que he visto hasta la fecha es la de la serie Penny Dreadful. La criatura no es ningún tipo de zombi, ni de color verde. Tampoco es estúpido. El monstruo es simplemente feo. Feo y enorme, humanoide y extraño, con una melena negra enmarañada y una fuerza increíble.
Feliz cumpleaños, Mary. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario